Es un poema de muy libre interpretación, pero yo creo (a lo mejor me equivoco, no lo sé) que habla de las dudas y la decepción que siente uno cuando sigue una religión, y ésta no acaba de llenarnos.

De pequeña recibí una educación religiosa, y ahora mismo soy atea, porque las normas no me cuadran con la realidad...

Un saludo,
Deprisa
Deprisa a 2 de Setembro de 2009 às 11:26

De
 
Nome

Url

Email

Guardar Dados?

Ainda não tem um Blog no SAPO? Crie já um. É grátis.

Comentário

Máximo de 4300 caracteres



Copiar caracteres